Menu

15 Años De Wilburys (2)

La primera parte la publiqué hace unos días. Puedes verla aquí.

A la edad de 52 años y como consecuencia de un ataque al corazón, Roy moría el mes de diciembre de 1988. En el entierro George, Jeff y Tom ayudaron a transportar el féretro. Posteriormente y a título póstumo fue editado su disco “Mistery Girl”, con colaboraciones de los otros Wilburys. 

Dado que Tom y Jeff se encontraban colaborando en el relanzamiento discográfico de Del Shannon, se rumoreó durante largo tiempo que podría sustituir a Roy en los Wilburys, pero la prematura muerte de Del, antes incluso de la edición del disco “Rock on”, acaba con el rumor.

Ayuda a los niños rumanos.
“Olivia estaba en Rumanía visitando unos orfanatos y yo me encontraba en Los Ángeles haciendo cosas con los Wilburys. Olivia me llamo muy enfadada por la situación que estaba viendo en Rumanía y me dijo que si estábamos dispuestos a hacer una canción para promocionar la campaña. Le dije que no lo sabia que se lo iba a preguntar a los otros” George Harrison.

Wilburys
A raíz de la edición del primer volumen, aparecen a continuación una serie de discos en los que varios de los Wilburys colaboran como por ejemplo “Cheer Down” para la banda sonora de la película Arma letal 2, “Full moon fever “ de Tom, “Mistery Girl” de Roy, “Hell to pay” del guitarrista Jeff Healey, que lleva una versión de “While my guitar gently weeps” con George y Jeff a la guitarra acústica y los coros o “Armchair Theatre” de Jeff , o el álbum “Under the red Blood Sky” de Bob, en la que colabora George con un solo de slide en la canción homónima.
Sin embargo el hecho determinante de 1990 es la campaña a favor de los niños rumanos. Todo arrancó cuando Olivia Harrison, se interesó por las consecuencias de la política de natalidad del dictador Ceausescu, que había obligado a cada mujer rumana a tener cinco hijos independientemente de su posición económica. Cuando el dictador fue ejecutado esa realidad quedó a la vista de todos.
George hablo con cada uno de los Wilburys y como no sabían que hacer, pensaron en una vieja canción de los años 50, “Nobody’s Child” de Lonnie Donegan. Recordaban la melodía pero no la letra, pero George se atrevió a escribir otra de su propia cosecha.. Más músicos fueron aportando sus obras para el proyecto que se editó bajo el nombre de “Nobody’s Child – Romanian Angel Appeal”. 

“Volumen 3”
“En los Wilburys trabajamos sin permiso de nuestras compañías discográficas. Si les hubiésemos mencionado el hacer un disco juntos, habría sido muy difícil, pues no puedes conseguir que la CBS, la Virgin, la MCA y la Warner Brothers se pongan de acuerdo en que sus artistas hagan algo así, por lo que trabajamos en secreto, sin mezclar abogados de las compañías ni nada de eso. Finalmente se lo enseñamos. Lo aceptaron. Recuerdo un ejecutivo que me dijo: ‘Bueno, no voy a entrometerme en el camino de la historia, y colgó el teléfono. Fue estupendo. Fueron amables con el tema y no hubo problemas, malos rollos ni nada”. Roy Orbison
En los medios de comunicación se rumoreaba esos días sobre unas supuestas actuaciones de los Traveling Wilburys en locales de Los Ángeles, con falsos nombres para mantener la discreción. Nada de eso era cierto.
Los Wilburys alquilaron una casa en las montañas de Berverly Hills, escribieron canciones y grabaron de nuevo. Las ideas fluían con rapidez y completaban cada nueva canción quedaba completada en 10 o 13 minutos. Después Jeff y George viajaron a los estudios de Friar Park para hacer los últimos retoques tales como añadir sitar, mandlin, teclados y elegir las canciones.
Siguiendo con la línea de humor del primer disco se anuncia que “Wilbury Record company es una subdivisión de la Trans-Wilbury Corporation de Mongolia” y aparece el texto del profesor Tiny Hampton, de la Universidad de Date el Gusto “se está actualmente investigando sobre la presencia de vida inteligente en el periodismo del rock”. 

Rumores constantes y adiós de George
“No tengo ganas trabajar en solitario. Es mucho más divertido estar con ellos. Representan todo lo contrario a esa terrible música computerizada. Deberían prohibir ese tipo de música…………. Definitivamente va a haber otro disco de los Wilburys, el Volumen 5. Cada uno de nosotros lo disfrutó muchísimo; Seven deadly sings, The Wilbury Twist; son como una liberación. No podíamos hacer eso en un disco como solistas y ahí radica la belleza del grupo. Si Bob hubiese hecho Seven deadly sings para uno de sus discos hubiese acabado por descartarla, pero como resulta que tiene un grupo de gente con el dispuesto a ocuparse de la producción, se mantiene”. George Harrison
La realidad es bien distinta a lo que nos contaba George. Ya no habría un “Volumen 5”.
Nos hemos tenido que conformar con las colaboraciones en las que dos o más Wilburys van apareciendo, como en “Into the great wide open” de Tom, el segundo disco póstumo de Roy “King of Hearts”, la aportación de Tom para la banda sonara de “Solo en casa II” , las nuevas canciones de los Beatles en los “Anthologies “ , el homenaje a Bob o la resurrección de la Electric Light Orchestra por Jeff con “Zoom”. 
Después vino la muerte de George, la edición de “Braimwashed” y el gran homenaje a él rendido, que ha sido editado en estas fechas en tanto en cd como en dvd.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *