Menu

Rory Gallagher: ALMA DE ROCK

El mundo del rock está siendo envenenado, poco a poco se ciernen sobre él oscuros presagios que acabarán sepultándolo bajo una losa cada vez más pesada, la industria discográfica. Todos las innovaciones, los avances en los estudios sonoros, la digitalización, y por supuesto los nuevos empresarios han conseguido algo impensable, ya no favorecer el arte, la inspiración y la creatividad, sino que han conseguido lo que hace treinta o cuarenta años era como un mal sueño, hundir el rock hasta convertirlo en un vil instrumento con el que se enriquecen a placer individuos que en nada aman este arte, amén de su absoluta indiferencia en el ser humano.

No hemos de olvidar que aunque maldito, y a ojos demasiado conservadores, el rock está “mal visto”, no deja de ser un arte. La música es algo más que una moda o un instrumento de lucro personal de algunos, hay demasiada gente que le gusta, que siente lo que escucha, que prefiere manifestar sus sentimientos en algo tan profundo como la música. ¿quién no ha sentido alguna vez que unas notas acompasadas le cambiaban el ánimo, le inspiraban un poema o un libro, o mejor aún, le ayudaban en la vida cotidiana?. El mal no está en la música, está en la persona.
Pero no todo es así. Los músicos que aceptan bailar al son que los magnates les muestran, son los que a la postre triunfarán económicamente. Sus canciones se oirán un año, dos a lo sumo, y luego caerán en el olvido, como si nunca hubiesen existido. Ese “arte” que se supone que hacían, era un guión trazado, era una simple apuesta económica de una industria.

Pero qué queremos, dinero o música, arte o beneficio. En los tiempos que corren, a la velocidad que vamos, no nos paramos en intentar solapar esto, es más fácil, más rápido, y más lucrativo, dedicarnos a la empresa, a su ego y a su poderío, solo si al final queda algo de arte, lo dejamos agonizando.

Lamentablemente hoy los medios de comunicación no comunican, no informan y no ayudan a conocer el rock. Nos asedian por doquier con sus consejos, nos engañan con sus consignas de felicidad, normalidad y bienestar, dándonos lo que a ellos les place y conviene, lo que a ellos les permite su empresa, su periódico, radio o televisión, ya sea local o nacional, incluso internacional y hemos de ser nosotros los que descubramos que todo es un engaño, una farsa, un montaje para un lucro de mentira y fantasía. A pesar de todo esto y afortunadamente, aún podemos decidir qué música es la que nos gusta.

Aquellos músicos que se negaron a seguir las pautas del patrón, a seguir unas reglas establecidas porque querían ser únicos consigo mismo, no por aspirar a algo impersonal, sino por alcanzar su personalidad completa a partir de lo más bello del hombre, su sentimiento y su arte, quedaron relegados a segundos planos, a música para minorías. No querer actuar en playback para la televisión, o no grabar canciones pegadizas solo por una razón empresarial, cuando tú sientes que necesitas otra cosa, trae consigo la maldición de las grandes empresas, la poderosa industria discográfica. 

rory Gallagher

Rory Gallagher

Aún así, ha habido y habrá en el futuro gente sincera, que haga lo que le gusta hacer, que no siga modas, porque, sencillamente, ama el rock. Rory Gallagher es claro ejemplo de ésto: jamás se editaron singles promocionales, nunca quiso actuar en playbacks, o tocaba o se negaba a hacer un engaño a un público que reconocía su música y su forma de tocar, no les iba a engañar. Tampoco realizó videoclips para su promoción y sin la ayuda de las radiofórmulas, consiguió un prestigio tal que las salas de conciertos se llenaban en cualquier punto del globo al que se dirigiese. Siempre fué fiel al rock y a su mas profundo orígen, el blues.

Rory Gallagher nació en Irlanda, el 2 de Marzo de 1948. Su gran amor a las canciones que oía en la radio de músicos americanos de blues y, principalmente, del rey del skiffle, Lonnie Donegan, le llevó a iniciarse en el aprendizaje de la guitarra a la edad de nueve años. Sin profesor, con la ayuda de algunos libros, Rory Gallagher fue aprendiendo temas de folk, rock´n´roll y sobre todo de blues.

A los diez años ya participó en concursos para jóvenes talentos, llegando a salir su fotografía dos años mas tarde en la portada del periódico Evening Echo. Por esa época adquirió su primera guitarra eléctrica, siendo un año más tarde cuando llegó a sus manos anuncio en The Cork Examiner donde se buscaba “guitarrísta para orquesta”, y así comenzó a tocar amenizando pequeñas fiestas por la zona irlandesa de Cork, Kerry y Limerick con The Fontana Showband. Cuando cumplió los quince se compró la Fender Stratocaster machacada con la que le hemos visto en mil fotos, y con 16 años ya tocaba cuatro noches a la semana con Fontana. La formación de Fontana Showband era: Rory Gallagher, guitarra solista; John Lehane, saxo; Eamon O´Sullivan, batería; Declan O´Keeffe, guitarra rítmica; Oliver Tobin, bajo y Bernard Tobin, trombón y más tarde tambi én saxo.

En 1964, Rory vió cómo los Beatles hacían posible la aparición de bandas que tocaban su propia música con éxito, y donde el Marquee de Londres era el local de escenario para estos nuevos grupos. Fué a Londres para asistir de nuevo a espectáculo musical de los Rolling Stones un año después de haber quedado impresionado en Cork al haber asistido a otro concierto. Es época de cambios y Rory y el resto de Fontana se plantean un giro en su estilo, rebautizándose con el nombre de Impact. Vienen a la base aérea militar norteamericana de Torrejón y realizan varias actuaciones. De aquí marchan a Hamburgo tocando en todos los clubes que les dejan, son los primeros coletazos de unos músicos que estaban aprendiendo. En aquel tiempo, iban vestidos como los Beatles, e incluso tocaban varios temas de éstos. Hubo cambios en el seno de la banda: Michael Lehane, organo y Johnny Campbell, batería. Durante su visita a España Rory comenzó a pensar en abandonar la orquesta al ver que los militares les pedían las canciones que de verdad a él le gustaba tocar, pues sólo pedían rock´n´roll y blues

One Response
  1. Minicréditos 1 julio, 2014 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *