Menu

Zappa: 10 años huérfanos de madre

19 de septiembre de 1985. El Senado de los Estados Unidos inicia una serie de sesiones para debatir un único punto: la implantación de etiquetas en las portadas de los discos rock que adviertan de las referencias sexuales de las letras de las canciones. El comité de Comercio, Ciencia y Transporte iniciaba, de este modo, unas sesiones que la prensa había bautizado con el nombre de “Guerras porno”. La expectación mediática era impresionante: la presencia de unos 50 fotógrafos y 35 cámaras de televisión era algo nunca visto en la celebración de cualquier sesión celebrada en el Senado. Ni los comités dedicados al presupuesto ni al programa de defensa de misiles conocido como “La guerra de las galaxias” habían despertado por parte de la prensa un interés siquiera similar.


Las audiencias se habían convocado debido a la presión del PMRC, una organización formada por esposas de senadores norteamericanos, entre las cuales se encontraba Tipper Gore, mujer del entonces senador Al Gore. Era precisamente ella quien, meses atrás, se había escandalizado al ver que su hija de 8 años escuchaba una canción de Prince en cuya letra había una referencia a la masturbación. El PMRC, un grupo con afinidades a la PTA (una entidad conservadora formada por padres y profesores), quería una regulación para etiquetar los discos. Ese día, ante el Senado, comparecía, con traje Armani y corbata, el músico de rock Frank Zappa, convirtiéndose, con su testimonio, en prácticamente el único opositor a la pretensión del PMRC. Zappa venía desde hacía meses calificando esta pretensión de práctica censora que atentaba contra el derecho a la libertad de expresión, recogido en la Primera Enmienda de la Constitución norteamericana.

zappa

zappa


Su comparecencia, que contó con una extensa cobertura en la televisión por cable, sirvió para que muchos descubrieran a este músico. O para que conocieran definitivamente sus razones, puesto que Zappa llevaba todo el año apareciendo en diversos programas de televisión (como el de Larry King o el de Ted Koppel) debatiendo su postura con representantes del PMRC. Y, a pesar de que Zappa, por aquel entonces, había editado más de cuarenta discos en casi veinte años de trayectoria profesional, sus canciones tenían un alcance limitado por una razón: la música de Zappa no se solía emitir en las emisoras de radio.


La voz de Zappa se había caracterizado, desde sus comienzos, por su originalidad, su sinceridad, y su eclecticismo. Fundador y máximo responsable de los Mothers of Invention, este grupo arrancó a mediados de los 60 en la costa oeste de los Estados Unidos, grabando en junio de 1966 “Freak Out!”, considerado el primer álbum conceptual del rock, y una de las fuentes de las que bebería el Sargeant Pepper de los Beatles. Tras editar, un año después, “Absolutely Free” (que contenía la canción “Plastic People”, que se convertiría en todo un himno de rebeldía entre la juventud de los países centroeuropeos), los Mothers graban “Estamos aquí sólo por la pasta” (“We’re Only in It for the Money”), con una portada que parodiaba directamente el Sargeant Pepper y con unas letras que, en pleno 1968, descalificaban, mediante la burla más incisiva, todo el movimiento hippie de San Francisco. Zappa pensaba que los hippies no sólo no eran una manifestación anti-sistema, sino que conformaban un movimiento de boy scouts, de jóvenes que no hacían nada más que drogarse, vagar por San Francisco sin preocuparse por nada y volver a casa cuando se acababa el dinero: en definitiva, unos hijos de papá cuyo idealismo se traducía, por las drogas, en una absoluta incapacidad a la hora de actuar.


Porque Zappa era un activista antidroga. Nadie en aquel tiempo podía creerse que los Mothers of Invention (unos auténticos provocadores que montaban espectáculos transgresores en que simulaban eyaculaciones al tiempo que se burlaban de Elvis Presley o las Supremes) hicieran todo eso sin tomar drogas. “Los norteamericanos toman drogas como si su consumo otorgara una licencia especial para ser un gilipollas. Te puedes excusar de cualquier cosa estúpida que hayas hecho la noche anterior diciendo que estabas colocado cuando lo hiciste”, decía Zappa. Y también aseguró, años más tarde, que su opinión sobre las drogas supuso el rechazo de la industria a los Mothers of Invention. Sea como fuere, el grupo que rivalizó duramente con la Velvet Underground por la construcción de un proyecto musical y estético, se vio relegado, poco a poco, a ámbitos minoritarios

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *